Santa Fe resaltó “la necesidad de una política estratégica y una planificación integral para el desarrollo ganadero”‏

El Ministerio de la Producción, en conjunto con entidades ligadas a la producción cárnica, emitió un documento que oficia de declaración y sienta la postura de la Provincia de Santa Fe sobre la situación que atraviesa la cadena de valor de la carne vacuna. El escrito lleva el título “Por una ganadería en desarrollo. Para el agregado de valor, el trabajo y la defensa del consumidor”, y resalta la necesidad de una política estratégica y una planificación integral para el desarrollo del sector ganadero, porque actualmente productores, trabajadores e industrias frigoríficas exportadoras se ven perjudicados.
Ante este escenario, el documento señala: “El Ministerio de la Producción del Gobierno de Santa Fe y los representantes de los distintos eslabones de la Cadena de la Carne de la Provincia manifestamos la preocupación ante el cierre del mercado externo ganadero anunciado por el Gobierno Nacional y la ausencia de una política ganadera previsible y estable a largo plazo, que es la herramienta que ordena y organiza todo el funcionamiento de la cadena de la carne”.

“Estamos preocupados ya que estas medidas profundizan la crisis de la cadena ganadera del país, que ya provocó más de diez mil puestos menos de trabajadores la carne, 130 frigoríficos cerrados y 7 mil productores ganaderos que han tenido que dejar su actividad, y el aumento del precio de la carne en la góndola. Si estimulamos el consumo también tenemos que estimular la oferta productiva”, agrega la declaración.

El documento aporta datos que indican que la ganadería vacuna ha perdido en los últimos años, en manos de la agricultura, más de 7 millones de hectáreas; además, precisa que hace más de 40 años que no crece el stock ganadero nacional y que en los últimos tiempos se han perdido 9 millones de cabezas.

Además, el texto señala la ausencia de una estrategia “para la diversificación del consumo”, que genera “que consumamos parte de nuestro stock ganadero”, y la falta de “incentivos a la producción, y a los pequeños y medianos productores”.

Luego de presentar algunos datos más de la situación de esta cadena de valor, la declaración propone medidas para accionar sobre la problemática: Diseñar una clara política ganadera nacional. Establecer una política de agregado de valor estratégico en el sistema ganadero mayor y menor. Aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado externo sin perjuicio del mercado interno. Trabajar en un plan estratégico de ampliación de la oferta productiva y los índices de productividad. Desarrollar políticas públicas estratificadas, que permitan llegar a los productores, en especial a los más chicos. Revisar la política impositiva al sector. Crear nuevos instrumentos de comercialización. Modificación de la tradicional modalidad de comercialización de carnes, avanzando a la comercialización por cortes. Desarrollar un Plan integral de carnes sustitutas. Financiamiento para la adecuación, modernización y habilitación de plantas de faenas para animales menores. Fortalecimiento de la extensión tecnológica a partir de la coordinación de entidades como el INTA, INTI, Universidades, CONICET, colegios de ingenieros agrónomos y colegios de veterinarios, entre otros.

El documento está firmado, además del Ministerio, por la Sociedad Rural Argentina, CARSFE, Coninagro, Colegio de Ingenieros Agrónomos 1º Circ., Friar S.A., Sindicato de la Carne, Colegio Médicos Veterinarios 1ra. Circ. y Colegio Médicos Veterinarios 2da. Circ.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *