A 26 años del atentado a la AMIA se renovó el reclamo de justicia desde Ceres

Sólo agoniza y muere aquello que es olvidado, lo que no se guarda ni conserva en la memoria o en la fibra más íntima del corazón.
Necesitamos NO OLVIDAR lo que nos pasó, pero no como un camino para llenar el alma de odio o tristeza, sino para no realizar el mismo malogrado recorrido una y otra vez.

Cuando repasamos el 18 de julio de 1994, no sólo vienen a nuestra memoria unas de las imágenes más doloridas y desoladas en la historia de nuestro país, sino que hablamos de 85 sueños que fueron violentados y truncados, sin permiso alguno, en el mismo momento en que cayeron bombas, cemento y ladrillos.

No exigimos nada más que la JUSTICIA.

Al igual que todos los años, finalizó con la colocación de 85 claveles en los árboles que recuerdan a las víctimas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *