Henn: “No es la profecía que se cumple a sí misma